COVID-19. Revisa las medidas que puedes adoptar para responder rápidamente ante esta contingencia. Consúltalas aquí.

[wpml_language_selector_widget]
extendo_blog_comportamientoconsumidores
enfoque-data-driven-medicina

Comportamiento de los consumidores al solicitarles sus datos

En el universo de los datos propios, o first party data, que una empresa puede llegar a obtener acerca de sus propios clientes o los que son potenciales, el objetivo es lograr conexiones valiosas, por lo tanto, existe una gran oportunidad en las plataformas digitales para conocer a quienes consumen tu contenido, productos o servicios de forma constante.

Esos individuos que se encuentran en el mundo digital buscan experiencias trascendentes, que les brinden servicio rápido, personalizado, que les hagan la vida fácil, pero al mismo tiempo son cada vez más celosos de los datos que comparten porque buscan entornos de privacidad.

Así que inicia el dilema de cómo conseguir los datos de los clientes y al mismo tiempo respetar sus derechos, por lo que la protección de los datos personales se vuelve una premisa para que la satisfacción de los clientes lleve a una relación de largo plazo que, finalmente, se traduzca en crecimiento del negocio.

Los usuarios saben que las organizaciones recogen datos sobre su conducta en línea y también se cuestionan qué información sí quieren brindar a cambio de recibir una experiencia satisfactoria.

Existen clientes nada cuidadosos que dan clic en aceptar las cookies sin siquiera leer las políticas de cada sitio; otros tienen conciencia y realmente activan las opciones de acuerdo con sus propios intereses, y hay quienes se ven amenazados y rechazan el acceso a sus datos o se salen de inmediato de la plataforma digital a la que tuvieron acceso.

Ante ello, las diferentes organizaciones o marcas deben ser muy claras en cuál es el beneficio que obtendrán sus clientes si comparten sus datos como:

  • Mejor experiencia – tal vez por la utilidad o lo práctico de contar con un registro si hacen compras frecuentes y que el sitio reconozca sus comportamientos.
  • Obtener lo que buscan – Por ejemplo, una información que para tenerla requiera dejar algo de su información.
  • Lograr un extra – que les resulte conveniente de alguna forma, por ejemplo, promociones u ofertas especiales.

Los usuarios o clientes deciden y la organización debe respetar en cómo usar la información entregada, ya sean datos privados (direcciones, teléfonos, correos) que entregan para obtener un servicio; la información recolectada por su comportamiento en línea o la que entregaron para un objetivo o deseo en específico, llamada zero party data y que puede incluir intenciones de compra, contexto personal, y cómo quiere ser reconocido por la marca.

De todas formas, siempre está la responsabilidad de cuidar de los datos privados que el cliente entregó y desde el momento en que se recolectan, la forma de almacenarlos, organizarlos, así como de su análisis y activación en beneficio de la propia empresa.

En ello está el reto para construir relaciones de confianza con los clientes para obtener los datos de primera parte o los datos de origen, de la mano de controles de privacidad porque ahora sí los usuarios cada vez están más preocupados por esto.

Con cuidado y responsabilidad se logra un ganar-ganar para usuarios y empresas.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email